4.FORD

by

El Facticio está de enhorabuena porque le han dado el Premio Princesa de Letras a Richard Ford, que hace poco escribió un artículo para explicar que íbamos a echar de menos a Obama porque era un político que hacía muy poco ruido, que se tomaba muy en serio su trabajo y que no confundía la realidad con un plató televisivo. Sin que hubiese caído en ello, resulta que Ford y él estaban muy de acuerdo. El Facticio conoció a Richard Ford hace un par de años en la Biblioteca Central de Nueva York, junto al gratísimo Bryant Park y no ha podido olvidar su rigurosa amabilidad, la suave frialdad de sus ojos azules y el rojo intenso de sus calcetines. El Facticio y Ford hablaron unos minutos sobre literatura y sobre la vida en España. El Facticio piensa que han premiado a un buen escritor y una persona sensata.





El padre desesperado con la conducta de su hija adolescente los fines de semana. El Facticio le escucha con atención pero con el leve cansancio de quien ha escuchado ya muchas coplas similares entre la misma pareja. La joven, que tiene 17 años, lleva casi un lustro enloqueciendo a sus padres con sus frenéticas escapadas. El padre sigue preguntando si no será hiperactiva o algo de eso... El Facticio no puede dejar de esbozar una sonrisa cuando el buen hombre le explica la secuencia de acontecimientos: " Ella va a clase toda la semana y va sacando las asignaturas. Pero en cuanto llega el viernes, a las tres de la tarde,  es que pierde la moción del tiempo y no la volvemos a ver el pelo hasta el domingo". Queda claro quien lleva la manija en esa casa.